Hauries d´instal.lar el plug-in del flash... Descarregar plug-in de Flash

Ciencia para presidentes

ciencia para presidentes

Neurología

Disminuir Aumentar

La importancia de soñar despierto

Psicólogos, psiquiatras y neurocientíficos han considerado habitualmente que soñar despierto es una pérdida de disciplina mental que, en casos patológicos, puede conducir a la psicosis. Hallazgos recientes, sin embargo, evidencian que tener la mente distraída o ser un adicto a los llamados sueños diurnos no sólo estimula la creatividad, sino que también permite superar situaciones de crisis con mayores posibilidades de éxito. Las modernas tecnologías de imagen lo corroboran.

Xavier Pujol Gebellí | 2 de julio de 2010


Fotografia: ñoña cachilupi
Hay imágenes que no por tópicas dejan de ser elocuentes: cuántas veces nos habrá pasado que, leyendo un libro, en nuestra mente surgen imágenes que nada tienen que ver con el texto; o que en una conferencia, por interesante que resulte, nos distraemos con el vecino de al lado. ¿Significa eso que somos unos distraídos incapaces de mantener la concentración? Cualquier experto de unos pocos años atrás habría contestado que sí. No sólo eso, nos habría advertido que proceder sistemáticamente de ese modo, o mantener fantasías con los ojos abiertos de forma recurrente, podría ser un síntoma de trastorno obsesivo o incluso el preludio de enfermedades mentales más graves como neurosis o psicosis. Los neurocientíficos, apoyados en tecnologías de la imagen, tal vez añadirían que lo que ocurre es que soñar despierto interfiere con otras funciones mentales “más importantes”.

Hallazgos recientes, también apoyadas en tecnologías de la imagen, cuestionan no obstante semejantes tesis. Contrariamente a lo que suele pensarse, los sueños diurnos, aquellos que aparecen de forma consciente, tienen su cara productiva, en especial en ámbitos vinculados con la creatividad y la resolución de conflictos.

Fenómeno común

Aunque los términos son algo confusos, en el vasto territorio de los sueños diurnos tiene cabida la llamada mente errante o ensoñación. Algo así como divagar, dejar que los pensamientos, a menudo inconexos, fluyan libremente mientras se está efectuando alguna actividad. Jonathan Schooler y Jonathan Smallwood, ambos de la Universidad de California en Santa Bárbara, estiman que la mente humana cae en ese estadio ni más ni menos que el 30% del tiempo. En un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academies of Science (PNAS), los investigadores relatan como, mediante técnicas de resonancia magnética nuclear, han podido establecer una activación de dos zonas del cerebro que siempre se habían creído funcionalmente opuestas. Si ambas se activan a la vez, sugieren los autores, tal vez podría indicar que el estado de mente errante evoca un único estado mental que permite a dos sistemas opuestos del cerebro trabajar de forma cooperativa.

Se ha podido establecer la activación de dos zonas del cerebro que siempre se habían creído funcionalmente opuestas¿Y qué valor podría tener este mecanismo para el que se ha detectado actividad neural? Aunque no está nada claro, podría tener que ver con la agenda personal de cada individuo. Aunque eventualmente concentrado en una actividad precisa para la que se requiere un cierto grado de concentración, como acudir a una conferencia, el hecho de que alguien se fije en el vecino y que con ello se distraiga tal vez denote que tenga un asunto pendiente, desde encontrar a un compañero sentimental a saldar una cuenta. El vecino recuerda simplemente que hay un asunto pendiente al que se llega por vericuetos mentales errantes.

Estos casos de asociación de ideas en apariencia inconexas pueden ayudar a resolver un conflicto en un momento dado o bien proporcionar una pista inesperada o una solución para un problema pendiente. Y eso tiene mucho que ver con la creatividad.

Para ilustrar cómo este fenómeno tan común enlaza con la creatividad, a menudo se recurre a las figuras de Arthur Fry y Albert Einstein. El primero creó el popular post-it, de uso universal en cualquier oficina. El segundo descubrió la teoría de la relatividad, entre otros muchos avances de la Física. Sus creaciones más sobresalientes surgieron, como ellos mismos reconocieron públicamente, tras dejar vagar su mente en situaciones que requerían de un cierto compromiso. Fry lo hizo durante el sermón dominical de la iglesia presbiteriana a la que acudía i Einstein, en cualquiera de las múltiples “reuniones aburridas” a las que tenía que asistir.

Las dos caras del cerebro

De alguna forma, podría decirse que hay dos cerebros, o mejor dicho, dos zonas corticales plenamente diferenciadas, asociadas con la concentración. Una de ellas, que podría definirse como red neural ejecutiva, es la que se activa claramente cuando alguien está concentrado en una actividad determinada. La segunda red neural sería la opuesta, la que se activa en el estado de mente errante.

Tradicionalmente, ambas redes se habían considerado contrapuestas, de modo que sólo cuando la ejecutiva estaba en reposo era posible activar la errante. La primera sospecha de que no era así se evidenció también gracias a tecnología de imagen cerebral. Su publicación en Science dio categoría científica a una teoría que hasta entonces se sustentaba más en la teorización del saber popular y del conocimiento empírico que no en pruebas fehacientes.

DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ABURRANEn los últimos años, un mejor conocimiento sobre la conexión entre el cerebro ejecutivo y el cerebro errante ha abierto las puertas en los últimos años al planteamiento de nuevos paradigmas. Uno de ellos, defendido por un sector creciente del mundo educativo, aboga por aprovechar los beneficios de la divagación o las ensoñaciones como método para fomentar el uso creativo de la mente. Para los defensores de estos postulados, que los niños se pasen horas y horas frente a la pantalla de un televisor o de una consola, actividad que capta su atención y exige un cierto grado de concentración, coarta la imaginación, algo por otra parte obvio. Pero los hallazgos acerca de la importancia de la mente errante abre la puerta al diseño y fomento de actividades cuyo objetivo sea justamente asociar ideas aparentemente inconexas o dejar volar la imaginación. Aunque las actividades puedan parecer aburridas.

Comentarios

       
13 comentarios

Claudia 14/03/2014
Felicitaciones por el artículo. Casi a diario sueño despierta,ahora sé los beneficios que me ha traído.De ahí saco las mejores soluciones cuando me enfrento a un dilema.

Claudia 14/03/2014
Felicitaciones por el artículo. Casi a diario sueño despierta,ahora sé los beneficios que me ha traído.De ahí saco las mejores soluciones cuando me enfrento a un dilema.

Claudia 14/03/2014
Felicitaciones por el artículo. Casi a diario sueño despierta,ahora sé los beneficios que me ha traído.De ahí saco las mejores soluciones cuando me enfrento a un dilema.

Claudia 14/03/2014
Felicitaciones por el artículo. Casi a diario sueño despierta,ahora sé los beneficios que me ha traído.De ahí saco las mejores soluciones cuando me enfrento a un dilema.

Claudia 14/03/2014
Felicitaciones por el artículo. Casi a diario sueño despierta,ahora sé los beneficios que me ha traído.De ahí saco las mejores soluciones cuando me enfrento a un dilema.

<< 1 2 3 >> 
 
Global Global Global Global
RSS