Hauries d´instal.lar el plug-in del flash... Descarregar plug-in de Flash

Reportajes

reportajes

Tecnologías

Disminuir Aumentar

Supercomputación desde casa

La iniciativa BOINC utiliza la capacidad de cálculo de los ordenadores domésticos para alimentar proyectos de investigación en diversos campos de la ciencia, des de la búsqueda de vida extraterrestre a los estudios de cambio climático. En todo el mundo hay unos 350.000 voluntarios que ceden la potencia de sus ordenadores a esta red de cálculo distribuido.

ÀNNIA MONREAL | 4 DE OCTUBRE DEL 2010


El programa Einstein@Home
ha permitido descubrir este verano
un nuevo pulsar situado a 17.000
años luz


Se busca equipo para proyecto de investigación remoto. Abierto a empresas y particulares sin ánimo de lucro y con inclinación científica. Mínimo esfuerzo para importante contribución al conocimiento. Sin retribución económica; compensación personal. Así podría anunciarse BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing), un "sistema no comercial de computación voluntaria" que utiliza la capacidad de cálculo de los ordenadores domésticos para nutrir proyectos de investigación en varios campos de la ciencia.
 
Aprovechar la potencia infrautilizada de los ordenadores
 
La unión hace la fuerza, más que nunca, en una iniciativa como BOINC. Los 348.607 voluntarios que participan con 579.754 ordenadores, 527.880 activos, "encabezan la potencia de procesamiento en todo el mundo con una media de tratamiento de 5,428 PetaFLOPS. El superordenador más rápido actualmente, Cray XT5 Jaguar, tiene una velocidad de transformación sostenida de 1,759 Pflops", señala Lluís Martí, responsable del equipo BOINC Catalunya desde 2007.

Astronomía, medicina, climatología, matemáticas o física son los principales campos de actuación del cálculo distribuidoPoner en marcha el ordenador y trabajar con uno de los sistemas operativos vigentes significa aprovechar entre un 0,4 y un 5% de la capacidad de estas máquinas, explica Martí. "Esto quiere decir que se desperdicia alrededor de un 95%. Si lo multiplicamos por los millones de ordenadores personales que se ponen en marcha cada día, ¿no es mágico poder utilizar todo este potencial para la investigación? Este es el objetivo de BOINC ".
 
Nacido como Search for Extra-Terrestrial Intelligence (SETI) en la Universidad de Berkeley y abierto al público el 17 de marzo de 1999, el proyecto pretendía analizar señales de radio en busca de vida extraterrestre gracias a la suma de la capacidad de cálculo de ordenadores personales unidos a través de Internet. Un servidor alojado en la universidad californiana enlazaba las máquinas, de manera que mientras esperaban noticias del espacio se ponía a prueba la viabilidad de la computación voluntaria. Los primeros años de funcionamiento del SETI pusieron de relieve un margen de error importante en los cálculos y así es como aparece BOINC, con la intención de mejorar la plataforma. David Anderson es su impulsor y desde junio de 2004 (primer proyecto público de BOINC) el programa ha ido ganando adeptos.
 
Cualquier persona interesada puede participar en uno o más proyectos de investigación en los que colabora BOINC. "Hay empresas privadas que deciden aportar potencial, ya sea para rentabilizar los ordenadores, para desgravar a Hacienda o para obtener publicidad indirecta. IBM es una de las empresas que más se ha implicado", detalla el capitán de BOINC Catalunya, "pero en gran medida somos particulares". El sistema de computación distribuida BOINC aprovecha la potencia sin utilizar de los ordenadores conectados a la plataforma y está organizado por equipos (se ha demostrado que se producen más bajas entre personas que se apuntan para libre que entre quien decide unirse a un equipo). Se registran datos que se dividen en unidades de trabajo más pequeñas. De cada unidad se hacen tres copias exactas que se envían a través de internet a ordenadores diferentes, y una vez analizadas por BOINC y devueltas, si los resultados de los tres coinciden se considera un cálculo aprobado.
 
Usuarios apasionados
 
"Hombre, con conocimientos informáticos superiores a la media, curioso, apasionado por la ciencia o bien personas que han vivido experiencias personales y deciden dar poder de computación para hacer avanzar la investigación en el mundo de la medicina". Este es el usuario predominante entre la comunidad BOINC, "un proyecto de software gratuito y de código abierto bajo licencia GNU (General Public License) financiado por la National Science Foundation", resume Lluís Martí. BOINC Catalunya es uno de los grupos más activos, con 1.143 voluntarios, aunque su responsable considera que "la Alliance Francophone y SETI.USA hacen muy buen trabajo y nos tenemos que reflejar".
 
Astronomía, medicina y biología molecular, climatología y ciencias de la tierra, matemáticas o física y química son los principales campos de actuación del cálculo distribuido promovido por BOINC. La búsqueda de radio sobre evidencia de vida extraterrestre (el proyecto original de SETI), sobre señales gravitacionales emitidas por púlsares (proyecto Einstein) y un estudio de pronósticos climáticos a partir de datos reales (Climate prediction) son los proyectos con más voluntarios de BOINC. No es la única plataforma, pero sí la más potente. Precisamente el 12 de agosto fue un día de satisfacción para los voluntarios del proyecto Einstein@home: se detectó un púlsar radio entre los datos del observatorio de Arecibo en Puerto Rico, bautizado como PSR J2007 +2722, a 40.8 Hz y situado a 17.000 años luz de el galaxia. Y no ha sido el único caso.
 
"Los beneficios son constantes", asegura Martí. "Malaria Control, por ejemplo, participa en simulaciones epidemiológicas de factores como clima y vectores de transmisión para anticipar y luchar de manera más eficiente contra la propagación de esta enfermedad repartiendo mosquiteras y vacunas en lugares adecuados. Un proyecto pionero en investigación biomédica en Cataluña ha sido el proyecto PS3GRID, http://www.ps3grid.net/, que permite simulaciones moleculares con la PlayStation".
Atrapado por la astronomía
"A principios de 2001 mi hermano me dejó un disquete con un post-it que decía: "Mírate esto y flipa! (requiere Internet)". Dicho y hecho, aquel 2 de abril me instalé ese pequeño programita llamado "setiathome.exe"... A partir de aquí ya sobran las palabras ;-)", así se explica, online y de viva voz, Jordi Portell, coordinador de SETI@home Catalunya desde junio de 2002. Doctor en Física Aplicada y Simulación en Ciencias, se sumó al cálculo distribuido "para aprovechar el potencial tan desaprovechado que tenemos en los ordenadores", afirma.
 
La astronomía es uno de los principales campos de interés de Jordi, por lo que se añadió a SETI@home. También ha participado en proyectos de investigación sobre "estructuras galácticas, evolución del universo, malaria o repliegue de proteínas para investigaciones en cáncer o sida". No le supone ningún esfuerzo y, a cambio, "tienes la satisfacción de contribuir a la ciencia, a propuestas que si no se hicieran así no serían posibles".
Apuntarse a BOINC
El primer paso para formar parte de una red de cálculo distribuido como BOINC es ir a la página web (http://boinc.cat/) y escoger el campo con el que se quiere colaborar. "Una vez el usuario tenga claro en qué proyecto participar, hay que bajar el programa http://boinc.berkeley.edu/download_all.php e instalarlo. Una ventana pide el proyecto, el correo electrónico, una contraseña y un equipo. Si el ordenador está conectado a Internet se descargarán los primeros paquetes de información", explica Lluís Martí.
 
 
 
 
 



Tópicos del artículo

Comentarios

       
0 comentarios
 
Global Global Global Global
RSS